Mucho se ha escrito sobre SEO en los últimos años, y más aún desde las últimas actualizaciones sonadas del algoritmo de Google. Tanto se ha escrito que a veces resulta complicado saber qué acciones son realmente beneficiosas para el posicionamiento de nuestras webs y cuáles podrían ser contraproducentes. El objetivo de este artículo es definir una serie de pautas que podríamos denominar ‘básicas’ al alcance de cualquiera e imprescindibles para que Google indexe correctamente nuestras páginas.

Hemos intentado ordenarlo por orden de importancia, de mayor a menor, aunque como en otros muchos casos, este orden es casi subjetivo.

1- Compartir contenido único: Seguro que ya lo has oído, pero no está mal repetirlo ¡el contenido de tu web debe ser original! Una de las actualizaciones del algoritmo de Google que más vuelcos ha producido en sus páginas de resultados ha sido la llamada “Panda”, que, entre otras mejoras, incluía la detección de contenido copiado y la correspondiente penalización a los sitios afectados. Cuidado con el “corta y pega”. Situamos es consejo como el top 1 porque de nada serviría aplicar el resto si al final tu web se ve penalizada por contenidos duplicados.

2- Repartir las palabras clave: Esto viendo siendo así desde el inicio y, aunque la importancia de este punto ha ido variando, situar correctamente los términos por los que deseamos ser encontrados dentro de la estructura de la página sigue considerándose imprescindible. Las actualizaciones de Google también han hecho dar un giro a la tendencia en este punto, ya que antes bastaba con que el robot de indexación encontrara la palabra, lo que derivó en páginas casi ilegibles (orientadas a robots), y ahora prima que el término aparezca de forma natural dentro de los contenidos (orientado a humanos). Otro dato a tener en cuenta: la relevancia de una palabra depende de la posición que ocupe dentro de la página, por lo que no es lo mismo hablar de “posicionamiento web” al principio de la web que en el footer de la misma.
Veamos dónde deberían de aparecer las palabras clave para optimizar la posición de una web:

  • Título: Es el texto situado dentro de la etiqueta title, un metatag que se encuentra en el HEAD del código HTML que sirve para establecer el nombre de la página y que será el que aparezca como enlace a nuestra web desde la página de resultados de Google. La palabra clave debe aparecer aquí al menos una vez y la longitud total del título no debería sobrepasar los ** caracteres.
  • Descripción: Como su propio nombre indica, la etiqueta description se creó para servir de resumen de lo que podía encontrarse en la correspondiente página web y, de hecho, es el texto que acompaña al enlace en la página de resultados del buscador o a la hora de compartir un enlace en, por ejemplo, Faccebook. Al parecer ha perdido peso SEO en los últimos meses, pero hay que seguir cuidándolo ya que es lo primero que leerá un potencial visitante antes de decidir entrar o no en nuestra web.
  • H1,H2: A diferencia de las otras dos etiquetas, estas sí forman parte del contenido y establecen una cierta jerarquía esquemática del contenido. Por eso deberíamos de encontrar palabras clave enmarcadas en H1 (solo debe de haber un H1 en toda la página, se supone que es título general) y en al menos un H2. Importante, el H1 siempre debe aparecer antes del H2.
  • El contenido: Las palabaras clave deben aparecer, como ya hemos dicho, de manera natural a lo largo de todo el contenido, pero deberemos tener en cuenta la llamada “keyword density” o densidad de palabras clave, que debe mantenerse en torno al 5% ¿qué significa esto? Que de cada 100 palabras, aproximadamente 5 deben ser la palabra clave correspondiente. Aquí otra advertencia: superar este 5% de densidad es contraproducente y seguramente conlleve penalización.
  • Enlaces: los enlaces, ya sean internos (a páginas o de nuestro sitio) o externos (páginas de otros dominios), deben de incluir, como no, la palabras clave.

3- Sitio web rápido: La rapidez con la que carga una página dependerá de múltiples causas: el servidor, número de archivos a cargar (css, javascript, imágenes…), tamaño de las imágenes. Una vez leí (no recuerdo dónde, por eso no cito la fuente) una analogía que demuestra la importancia de este punto: supongamos que tu pareja te dice “te quiero” ¿será la misma la reacción que tenga la otra persona si en vez de contestar “yo también” inmediatamente tardas 5 segundos en hacerlo?
Recomiendo instalar alguna extensión tipo Pagespeed o YSlow para comprobar cuáles de estos puntos podemos mejorar para disminuir la velocidad de carga. Tal vez aquí nos hayamos salido un poco del sentimiento “andar por casa” que anunciaba el título, pero hay algunas acciones que cualquiera puede ejecutar, como por ejemplo, comprimir las imágenes, y nunca está de más medir la velocidad de carga de nuestro sitio.

4- Crear backlinks: No hablamos de crear por crear (que también Google penaliza desde hace poco) sino de cuidar los que creemos cuando comentemos en otros blogs o compartamos en redes sociales y variar el “anchor text” de los mismos.

5- Enlazar nuestro perfil de Google Plus: Está claro que siendo la red social del “jefe” hay que estar en ella y hacerle saber mediante etiquetas que ya formas parte de su club. No está demostrado que esto tenga (todavía) ningún beneficio de cara al SEO, pero por lo menos cuando aparezca alguna de nuestras páginas en los resultados de búsqueda, con un poco de suerte lo harán al lado de nuestra foto.

Resumir el SEO en 5 pasos puede resultar insultante para algunos, seguramente para los mismos que ven su futuro cada vez más negro en su negocio de engañar a Google, pero era de esperar que el sentido común volviera a imperar en internet. Si creas contenidos originales que además ofrezcan un beneficio al visitante, lo natural es que otros usuarios lo compartan y que de esa forma adquiera relevancia y se sitúe por encima de otros menos importantes.

Suscríbete
Lista de correo

A través de mi lista de correo te mantendré informado/a de las novedades del blog, noticias y promociones exclusivas. 100% libre de SPAM.

¡OJO! Si no has recibido el mensaje de confirmación en unos minutos, es muy probable que haya sido etiquetado como SPAM. Por favor, revisa la carpeta de correo no deseado para rescatarlo ¡Gracias!