Cuando tu vida profesional está enfocada a crear “cosas” en internet con el tiempo terminas contratando más de un servidor por el camino: que si uno para pruebas, que si otro para webs, otro para alojar el backend de una app, otro más para instalar aplicaciones… además, cada uno de ellos con características diferentes: un VPS en Windows, uno dedicado en Linux, un alojamiento compartido… Pues bien, para terminar de cubrir todas las combinaciones hoy le ha tocado el turno de pruebas a los servidores por horas.

Hace años que se extendió esta modalidad de contratar servidores por horas y seguramente ya hayas escuchado hablar de proveedores como Digital Ocean. Sin embargo yo me he decantado por Clouding.io que, además de moverse en el mismo rango de precios, es una empresa con sede en España (no se trata de vena nacionalista, es simplemente algo más cómodo financieramente, en materia de GDPR y, sobre todo, a la hora de solicitar soporte). ¡Además me han llovido anuncios de ellos en todas las redes sociales y yo no creo en las casualidades!

 

Registro en la plataforma

Para registrarse en la plataforma y comenzar a trastear necesitamos validar email, móvil y tarjeta de crédito. ¡Ya, ya lo sé! A mí tampoco me gusta que me pidan la tarjeta por adelantado pero como el sistema funciona por recargas y además te regalan 5€ de saldo no hay peligro de que se nos vaya de las manos.

 

Creación de un servidor

El proceso de crear un servidor no puede ser más sencillo: le damos un nombre, seleccionamos la imagen que queremos montar, configuramos los parámetros como “Número de núcleos virtuales”, “RAM” o “Espacio en disco” y ya estamos listos para comenzar.

Entre los sistemas operativos y tipos de imagen que podemos utilizar podemos destacar:

  • CentOS (6.0 y 7.0)
  • Debian (7, 8 y 9)
  • Ubuntu (14.04, 16.04, 17.04 y 18.04)
  • Windows (2003 R2, 2008 R2, 2012 R2, 2016 Datacenter)
  • Windows 10 en Español
  • Otros: Docker, Magento, Prestashop, Plesk, Plesk Onyx y VestaCP

Como la prueba que voy a realizar no exige muchos recursos, voy a optar por una de las opciones más económicas: Centos 6.0 con 0.5 vCores, 1GB de RAM y 5GB de espacio en disco.

02_clouding_crear_server

Esto traducido a € viene a ser 0,00412€ / hora, o lo que es lo mismo, 10 céntimos al día o 3€ al mes. No está nada mal.

En este caso no he activado la opción de backups (porque me encargaré yo de hacerlos), pero por unos céntimos más ofrece un robusto sistema de copias de seguridad que podemos seleccionar en el mismo formulario de creación de servidor. Como el precio se actualiza en tiempo real podemos saber cuánto nos costará una determinada opción antes de contratarla.

 

Configurar el servidor

Algo que puede llegar a sorprender es la rapidez en la que se realiza el deployment: no pasan más de 30 segundos entre que pulsas el botón de “Crear” y recibes el email con los datos de acceso al servidor.

El servidor ya aparece en nuestra lista:

04_clouding_lista

Aquí una nueva ventaja: nos asignan una IP española, que nunca está de más para ayudar a Google a geolocalizar tu web.

05_clouding_ip

 

Y ya podemos hacer uso de él. Como es un servidor en Linux, nos conectamos por ssh con los datos que hemos recibido por email y comenzamos a trabajar.

En este caso voy a usarlo como servidor web con mysql y email. Podría haber escogido una de las imágenes LAMP predefinidas ya para este fin (como la de Plesk o VestaCP) pero como hemos buscado la opción económica, instalaremos manualmente Virtualmin y así tenemos la posibilidad de testear algo más el rendimiento del VPS.

Durante la configuración de inicio seleccionamos el firewall básico, por lo que tendremos que abrir el puerto 10000 que es el que utiliza Virtualmin. Es una acción muy sencilla que podemos llevar a cabo desde el panel de control de clouding.io. Desde la lista de servidor, pinchamos en el icono de los tres puntos situado a la derecha y, en el menú emergente, hacemos clic en “Más”.

07_clouding_mas_info

Eso nos mostrará la ficha completa del servidor y todas las opciones que pueden configurarse en él. Para abrir el puerto, nos vamos a la pestaña “Mis Firewalls”, y editamos añadiendo una nueva regla:

06_clouding_firewall

Ya podemos conectarnos al panel de control de Virtualmin.

virtualmin

Como podemos ver, ya está funcionando y, pese a que hemos escogido la configuración más baja, los números de rendimiento del sistema no son alarmantes.

 

Redimensionar el servidor

Si una vez realizadas las pruebas decidimos que para pasarlo a producción necesitamos algo más de potencia, podemos redimensionar el servidor de forma sencilla. Desde la lista de servidores seleccionamos “Redimensionar”

09_clouding_redimensionar

Y ya podemos reconfigurar el servidor a nuestro gusto (una vez más, el precio se recalcula al mismo tiempo que modificamos las opciones).

09_clouding_redimensionar2

 

Crear una captura

Cuando tengamos el servidor a punto podemos crear un snapshot o captura del estado actual del mismo para utilizarlo en el futuro para realizar la instalación de otro servidor. En nuestro caso, la siguiente vez que necesitemos un LAMP con Virtualmin ya no tendremos que realizar el proceso completo.

10_clouding_snapshot

 

Archivar un servidor

Como hemos dicho, la ventaja de los servidores por horas es que pagas por lo que usas. Si, como es nuestro caso, estás realizando pruebas, sería absurdo estar pagando mientras duermes.

Para eso existen 2 opciones:

  1. Crear un snapshot del servidor, borrarlo y crearlo de nuevo cuando vuelvas a necesitarlo.
  2. Archivar el servidor, tiempo durante el cual solo nos cobrarían el espacio de disco ssd contratado (y los backups en su caso).

La diferencia entre uno y otro es que usando el archivado conservamos la IP mientras que si lo volvemos a crear usando un snapshot nos asignarán una IP aleatoria.

Dependiendo del uso que le estés dando podrás permitirte una nueva IP o no.

NOTA: la opción de apagar el servidor no significa dejar de pagar por él, los recursos siguen estando reservados y por lo tanto el contador sigue corriendo.

Conclusiones

He de reconocer que me he llevado una grata sorpresa con Clouding.io, el ahorro de tiempo que supone su uso y la estabilidad del servidor. La siguiente misión será instalar un servidor Windows y probar cómo funciona con alguna de esas herramientas SEO “oscuras” que tantos recursos consumen, pero todo hace pensar que los resultados serán muy buenos.

Suscríbete
Lista de correo

A través de mi lista de correo te mantendré informado/a de las novedades del blog, noticias y promociones exclusivas. 100% libre de SPAM.

¡OJO! Si no has recibido el mensaje de confirmación en unos minutos, es muy probable que haya sido etiquetado como SPAM. Por favor, revisa la carpeta de correo no deseado para rescatarlo ¡Gracias!