Se habla de SEO negativo para referirse a cualquier técnica que perjudica el posicionamiento en buscadores de una web, es decir, aquella que resta posicionamiento. Desde las últimas actualizaciones del algoritmo de Google podemos dañar el SEO de nuestra web al añadirla en un directorio de enlaces de baja calidad, en sitios de contenidos para adultos o creando enlaces de manera masiva y antinatural. Si te has fijado, todas esas acciones que he listado las puede llevar a cabo cualquiera sin nuestra autorización, llenando la red de enlaces que apuntan a nuestro sitio y que poco a poco irán haciendo caer nuestra web de los primeros puestos del buscador. ¿Qué podemos hacer para defendernos de este tipo de ataques?

Hace unos meses me presenté a un concurso cuyo objetivo era el de posicionar una determinada palabra clave en los buscadores de Google de los principales países de habla hispana. No me fue mal al principio, consiguiendo colar mi artículo en el top 3 contando solamente con la redacción del contenido, la estructura HTML y los pocos enlaces entrantes con los que contaba. Sin embargo, pasadas unas semanas, mi artículo comenzó a descender de posiciones hasta perderse. En el concurso participaba lo más florido del panorama SEO y, la verdad, tenía pocas posibilidades de resistir mucho más tiempo ahí arriba, pero lo sospechoso es que también comenzaron a resentirse otras palabras clave y a mermar el número de visitantes, como si el blog hubiera perdido fuelle. Una visita a las Herramientas para Webmasters de Google desvelaron el misterio: unos cuantos cientos de enlaces tóxicos había bastado para debilitar mi joven blog de manera considerable.

El SEO negativo ha existido siempre

Si tomamos SEO como sinónimo de reputación, desde tiempos inmemoriales ha existido la figura del tramposo que, incapaz de superar a sus competidores por sus propios méritos, opta por minar el buen nombre de los demás con la esperanza de equilibrar la balanza hacia su lado, aunque en lugar de enlaces tóxicos utilizan otras armas: crear rumores falsos, adulterar el producto de sus rivales, fomentar falsos testimonios

Tramposos del SEO

El efecto que este tipo de ataques dependerá tanto del número como de la calidad tanto de los enlaces “buenos” como de los “malos”: no es lo mismo atacar a una web que cuente con miles de enlaces buenos que a otra con pocos enlaces entrantes procedentes de sitios con autoridad.

De hecho, hasta hace poco esta era la única forma en la que podíamos combatir el SEO negativo, contrarrestando con mayor cantidad de enlaces positivos.

El SEO negativo tiene solución

Por suerte Google nos ofrece la herramienta para reponernos de un ataque de SEO Negativo y podemos desautorizar los enlaces que consideremos que está ejerciendo un efecto adverso en nuestro posicionamiento. Aunque lo explica perfectamente en el siguiente enlace, haré un resumen de los pasos a seguir:

  1. Entrar en nuestra cuenta de Webmaster Tools, ir a la sección “Enlaces a tu sitio” y descargar en un excel la tabla de páginas que tienen un backllink a tu web.
  2. Revisar la lista que nos hemos descargado en busca de dominios sospechosos. En caso de duda, podemos visitar la URL en cuestión para comprobar el tipo de sitio que nos enlaza.
  3. Los enlaces que consideremos “malos” los iremos pegando en un fichero de texto: una URL por línea.
  4. Utilizar la herramienta Desautorización de vínculos para subir el fichero TXT que hemos creado.
  5. Esperar unas semanas hasta que los cambios surtan efecto.

No dejéis pasar ni un día más y revisad la lista de backlinks de vuestro sitio hoy mismo: aunque no hayáis sufrido un ataque de este tipo por parte de vuestra competencia, es más que probable que vuestra web ya esté sufriendo SEO negativo y figure en alguna que otra granja de enlaces o web de dudosa reputación.

 

 

Suscríbete
Lista de correo

A través de mi lista de correo te mantendré informado/a de las novedades del blog, noticias y promociones exclusivas. 100% libre de SPAM.

¡OJO! Si no has recibido el mensaje de confirmación en unos minutos, es muy probable que haya sido etiquetado como SPAM. Por favor, revisa la carpeta de correo no deseado para rescatarlo ¡Gracias!