Aunque la presencia o no de tu negocio en una u otra red social dependerá tanto de la naturaleza del mismo como de los objetivos que se quieran alcanzar, desde mi punto de vista twitter siempre debería una de las elegidas. Veamos las bondades de Twitter que lo hacen perfecto para casi cualquier campaña.

Hoy nos parece que Twitter lleve toda la vida con nosotros, forma parte de nuestro día a día y lo usamos con diligencia tanto en nuestro ámbito personal como laboral, para anunciar nuestras alegrías o para reflejar nuestras quejas. Cualquier momento es propicio de ser tuiteado. Con un poco de habilidad es fácil saber cómo es una persona con tan solo revisar la lista de seguidos o leyendo los últimos 10 o 15 tuits de su Time Line. Se podría decir que en Twitter de verdad somos nosotros mismos.

Además, al generar nuestra lista de seguidos a nuestra imagen y semejanza, todos leemos solo lo que realmente queremos leer, las noticias nos llegan bajo uno u otro punto de vista (el que nosotros hemos configurado) y la realidad se torna objetiva por fin. El aficionado del Real Madrid vivirá pensando que en el Vaticano preparan la beatificación de Mourinho, los incansables filántropos del 15M verán como en su Time Line la revolución está servida y los frikis justificarán, gracias a un gran aluvión de tuits venerando a Marvel y DC comics,  los 300 € al mes de papel dibujado almacenados en decenas de estanterías de casa de su madre.

Eso es lo que hace a Twitter tan especial, ese sentimiento de estar recibiendo lo que siempre habíamos buscado, el apoyo y comprensión de decenas/centenares/miles de personas que piensan igual que nosotros. Por eso, conseguir hacernos con un hueco en el corazoncito en forma de T.L. de cada uno de nuestros potenciales clientes nos asegurará al menos la atención necesaria para poder introducir la cuña, darnos a conocer y, poco a poco, tuit a tuit, ganarnos la confianza hasta conseguir que nuestro mensaje llegue al mayor número de público posible.

Obviamente no todo iba a ser de color de rosa. Como hemos dicho, cada uno lee lo que quiere leer, por lo que no podemos pretender que todo el mundo nos escuche o coincida con nuestro discurso: los unfollows llegarán y habrá que saber encajarlos. Pero hasta para eso Twitter es único, ya que podemos recibir el feedback tanto de los que nos siguen como de los que nos abandonan.

Para terminar, hacer hincapié en algo que nunca debemos de olvidar cuando usamos Twitter y que es la esencia misma de esta maravilla: hay que ser concisos, utilizar sabiamente los 140 caracteres y por supuesto, no ‘enrollarnos’, para eso existen otros medios.

Suscríbete
Lista de correo

A través de mi lista de correo te mantendré informado/a de las novedades del blog, noticias y promociones exclusivas. 100% libre de SPAM.

¡OJO! Si no has recibido el mensaje de confirmación en unos minutos, es muy probable que haya sido etiquetado como SPAM. Por favor, revisa la carpeta de correo no deseado para rescatarlo ¡Gracias!